Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘matrimonio’ Category

Hay cosas que puede obstaculizar la buena marcha de un matrimonio, como la falta de comunicación y la ignorancia de qué es el matrimonio y la sexualidad, pero para empezar el primer consejo sería: saquen la televisión de su recámara. El televisor aísla, recorta la comunicación.

Uno de los grandes retos de la familia actual es tratar de comer juntos y tener momentos de conversación. Al menos se ha de procurar hacer una comida al día juntos, ya que vivimos bombardeados por trabajos y entretenimientos que puede quitar estos preciosos momentos del arte de convivir en familia y con los hijos. Hay que planear los temas de conversación (temas actuales, trabajo, estudio, amistades, historia, lecturas, deportes, exámenes, etc.) y saber preguntar a cada uno cómo le fue durante el día e interesarse por los detalles más pequeños.

Es patente que muchas personas ven hoy el matrimonio como un modelo más, e incluso la cuestionan como una concepción arcaica, lo que en realidad es el designio de Dios para la unión del hombre y la mujer. La verdad sobre la familia está inscrita en el corazón humano. La paternidad y la maternidad nos dicen quiénes somos, cada uno y cada una. (cfr. Fernando Ocáriz, Carta 4 VI 2017).

Muchos desconocen que es intrínsecamente mala toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación. (Cfr. CEC 2730).

Es imposible creer en la santidad de la vida humana y a la vez creer en el derecho a la contracepción. Con certeza se ha demostrado que la mentalidad anticonceptiva siempre conduce al aborto. Un matrimonio que usa métodos anticonceptivos no naturales no debe acercarse a comulgar.

Hay matrimonios que viven la abstinencia y otros que usan el método Billings porque tienen un motivo para evitar a los hijos, método que exige cierta disciplina de parte de los dos.

Lo que se pretende es que la pareja sea feliz y se vea con amor, y no que uno al otro se vean como cómplices. Es muy importante orar porque orar es amar.

Afirmar que Dios es Creador es decir que gobierna este mundo, es decir que está presente en la Historia. Si nos quedamos en que Dios ha creado un mundo bonito, nos quedamos en un cuento de hadas. Este mundo no es Disneylandia; hay quienes aspiran a vivir en Disneylandia, entretenidos. Hay quien sólo piensa en divertirse, en pasarla bien, y piensan que estamos en el paraíso terrenal. No estamos para divertirnos. Tenemos un papel en esta historia de pecado. Si quiero Disneylandia y la vida no es así, vivo en una frustración constante. El problema de nuestros contemporáneos es que quieren hacer de este mundo Disneylandia, cuando aquí está pasando algo, estamos llamados a colaborar en esta batalla espiritual, en este campo de trigo y cizaña.

Nuestro futuro está condicionado a que tengamos dos cosas: piedad y doctrina cristiana. Tener piedad consiste en tener prácticas que acercan a Dios, como la Santa Misa, el rezo del Rosario y la oración mental. Tener doctrina es, en resumen, conocer el Catecismo de la Iglesia Católica y los rudimentos de la Teología.

 

Read Full Post »

La pareja es misterio de entrega y de acogida. Cuanto más perfecta sea la entrega y la acogida, mejor, sino es así, se darán fracturas. Ser una sola carne es entregarse, darse, acoger, recibir. Es el primero de los pilares de un matrimonio. ¿Qué se entrega? El cuerpo, el tiempo, el afecto, el pasado, el futuro y una lista larga. Tú tienes un pasado, y la Biblia dice que ser pareja es un misterio de entrega y de acogida. Entregas lo que eres.

No se puede entregar sino lo que se es y lo que se tiene. En esta entrega, destaca el papel del pasado, porque existen ilusiones, percepciones falsas, como cuando pones en una olla agua caliente; en otra, agua helada y en otra, agua tibia. Y luego metes una mano en la fría y otra en la caliente, y luego metes las dos en la tibia; a una mano le parece fría y a la otra le parece caliente el agua tibia. Es una ilusión.

El maquillaje también es una especie de ilusión óptica. La ilusión óptica que padecen muchos es que se les olvida que cuando se unen en matrimonio, acogen toda la vida de esa persona; con su pasado, presente y futuro. Hay gente que no ha asimilado su pasado, entonces cargan una “pequeña caja de monstruos”. ¿Qué traes en tus cajas? Hay una caja que no se ve, es la “caja de los monstruos”, hay gente que ni siquiera sabe que existe. Allí hay heridas y traumas del pasado. Hay hombres que tienen una dependencia de la madre, o fueron hijos no deseados. El matrimonio implica la aceptación de todo el paquete completo. Si uno no se conoce a sí mismo no sabe con qué equipaje llega al matrimonio.

Hay gente que pisa fuerte y carga muchas inseguridades. Una inseguridad típica del hombre es: ¿será que soy varón? El hombre vive esas dudas que son monstruitos presentes. Esos monstruos no van a desaparecer porque se les desconozca. Pasa el tiempo y engordan. Los métodos artificiales de anticoncepción son el método más eficiente para evitar niños y para evitar conversaciones, porque el método artificial pone una barrera entre el hombre y la mujer. La T metálica (DIU) es abortiva porque impide la anidación. Cualquier objeto que se ponga entre el hombre y la mujer facilita el placer rápido y hace desaparecer la comunicación. Todo lo que frene el diálogo hace crecer los monstruos. En cambio los métodos naturales obligan al diálogo: son métodos de escucha profunda del cuerpo de la mujer.

La falta de comunicación provoca desastres. Cuando la sexualidad funciona de esa manera los monstruos siguen creciendo y un día revientan la caja y empiezan a caminar por la habitación. Un monstruo le dice al varón: “¿Será que eres hombre? ¿Puedes conquistar a esa edad, con esa panza…? Quizás sí, quizás no, pero tienes una tarjeta de crédito”. Entonces el hombre reactiva un radar que es el terror de las mujeres casadas, que dice: “Presa a la vista”. Lo peor que le puede pasar a una pareja es que deje “engordar” a un monstruo. A la mujer también le entra otro monstruo: ¿Aún me ama mi marido? Se siente insegura; duda de si la aman o no, y empiezan los celos. Empieza ese proceso que se llama esculcar en las cosas del marido. La mujer sufre en silencio.

Los psicólogos no acaban de entender la crisis del séptimo año, y es que al séptimo año los monstruos ya no caben en la caja. ¿Había alimento para todos? Sí. ¿También para los monstruos? Sí. Ella no se da cuenta de que en el closet están engordando las cosas que trajeron del pasado. Deben hablar de sus temores y de sus inseguridades. Además están cansados de tanto trabajar para tener lo último de lo último. Llegan cansados por la noche y no hay comunicación.

El principal problema de muchas parejas es la falta de comunicación.

Read Full Post »

La perspectiva de género

En la perspectiva de género cualquier actividad sexual resulta justificable y, a través de la educación, pretenden enseñar a los niños todas las técnicas posibles que den placer sexual. Esta ideología es un instrumento del poder mundial.  Las consecuencias son: disolución de la persona, de la familia y de la nación.  Es quizá la ideología más radical de la historia porque destruye al ser humano en su núcleo más íntimo. Es la más sutil porque usa una propaganda para cambiar las mentes y los corazones de los hombres sin aparente derramamiento de sangre. No busca la verdad.

Su estrategia está en que usan un nuevo lenguaje cuya función es asegurar la confusión.  Se cree que el mundo necesita: menos personas y más placer sexual; la eliminación de las diferencias entre hombres y mujeres, el intercambio de roles, etc.

La receta para la salvación del mundo, según ellos, es:

  1. Anticonceptivos gratuita y aborto legal.
  2. La promoción de la homosexualidad y de “derechos nuevos” (que no existen).
  3. Cursos de educación sexual para promover la experimentación sexual entre niños, desde el Kinder. Quieren la sexualización temprana y prematura para quebrantar voluntades.
  4. Eliminación de los derechos de los padres de modo que éstos no puedan impedirles tener sexo; educación sexual “comprehensiva o amplia”, anticonceptivos y abortos. Quieren a todas las mujeres en la fuerza laboral y desacreditar todas las religiones que se opongan a esta agenda.

Cicerón decía: “Para distinguir la ley buena de la mala no tenemos más que la naturaleza”. Se nos quieren imponer una dictadura a través de la legislación, aprueban unas leyes arbitrarias –sobre discriminación, educación sexual, mala interpretación del uso de la libertad, etc.-, para luego perseguirnos porque no las cumplimos. Y luego vendría la dictadura del movimiento gay

CONCLUSIONES: Ni la mujer ni el varón pueden ir en contra de su propia naturaleza sin hacerse desgraciados. La ruptura con la biología no libera a la mujer, ni al varón; es más bien un camino que conduce a lo patológico. Es un hecho biológico que solo la mujer puede ser madre, y sólo el varón puede ser padre. La procreación se encuentra ennoblecida en ellos por el amor en que se desarrolla. Hay que saber que el factor común de las desviaciones sexuales y de la adicción a la droga es la pornografía.

Los derechos humanos de los homosexuales son indiscutibles, imprescriptibles, irrenunciables, universales, como todo derecho humano, por el simple hecho de que los homosexuales son personas. No somos homofóbicos. Los homosexuales tienen todo el derecho de ser respetados como seres humanos, pero saben muy bien que son incapaces de aportar nuevas vidas a la sociedad.

El llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo no es de interés público. No aporta nada a la sociedad. Es un privilegio, es decir, una ley privada que no es aplicable a todos, según la Teoría del Derecho. Este proyecto representa, en el fondo, un conjunto de intereses políticos y económicos muy poderosos. Su argumentación es de una pobreza que da pena. Y hay que ver las cifras multimillonarias que reciben los colectivos LGTTG de organismos de la ONU, del Banco Mundial y de empresas multinacionales. Además, la perspectiva de género ha provocado modificaciones legales que hieren gravemente la dignidad del matrimonio, el respeto al derecho a la vida y la identidad de la familia. La ideología de género destrona a la persona de su propia identidad; es un camino de autodestrucción.

Read Full Post »

divorcio-aUn estudio de la University College Dublin reveló que los efectos del divorcio son más dañinos para los hijos que la muerte de uno de los progenitores. La investigación demostró que los hijos de padres divorciados o separados son más propensos a sufrir una depresión, tener problemas en la escuela, y desarrollar menos habilidades sociales en comparación con otros niños. Sin embargo, su resultado más sorprendente es que la sensación de pérdida que se experimenta como resultado de un divorcio es mayor que la experimentada con la muerte de un padre.

DROGAS Y FAMILIA

“La proporción de adolescentes que han probado la marihuana se duplica entre los que viven en familias monoparentales o recompuestas, y se triplica en los que viven sólo con el padre. Los adolescentes cuyos padres permanecen casados son los menos inclinados a fumar o beber.  Las estadísticas muestran que -con independencia de la edad, la raza, el sexo y los ingresos familiares- la probabilidad de consumir drogas o alcohol es claramente inferior para los adolescentes que viven con padre y madre naturales. ¿Por qué la desintegración familiar favorece el consumo de drogas por parte de los adolescentes? Probablemente por muchos motivos. Los más destacados son que hay mayor tensión en la familia, que los padres vigilan menos y que se debilita la unión afectiva con el padre”. Escribe: Clemente Ferrer Roselló, Madrid, ESPAÑA.

En una entrevista con el Irish Examiner, la autora de la investigación, Patricia Casey, aseguró que los niños sí sufren por la separación y el divorcio; y señaló que su intención es corregir la idea difundida de que la separación es una alternativa positiva para las parejas que atraviesan por un matrimonio “malo”. Según Casey, la investigación revela que éste no es el caso. “Nadie debería engañarse con la idea de que el divorcio es fácil”, agregó y sostuvo que “mantener un mal matrimonio juntos es difícil, pero proteger a los hijos después de un divorcio puede ser aún más complicado. Las parejas necesitan darse cuenta de esto”.

Casey citó estudios que confirman sus resultados como el elaborado por Judith Wallerstein de la Universidad de California en Berkeley.

Otro estudio serio sobre el divorcio que están en Internet –en inglés- es el elaborado por The Heritage Foundation, titulado “Los Efectos del Divorcio en América”, que revela que los hijos de los divorciados sufren más abusos, presentan más problemas de salud, conducta y emocionales, y son más propensos a caer en crímenes y abuso de drogas.

Este último informe, en inglés, puede leerse en http://www.heritage.org/Research/Family/BG1373.cfm

Joseph Smith

 

Read Full Post »

p-2-5a7f6c306aa8a0745ddabb20ef954477El matrimonio puede ser un camino de felicidad, pero hay que ser exigentes. Si tienes novio o novia, pregúntate “¿lo conozco?”. Porque muchas veces salen y entran pero no se conocen a fondo. Hay que saber cuáles son sus creencias en el terreno espiritual, qué piensa de la libertad, cómo piensa en general, a qué aspira. Hay que pasar bastantes horas hablando. Hay parejas a las que les sobra cama y les falta sofá. El amor no resuelve los problemas psicológicos, eso se arregla con el especialista.

El rostro, la cara de una persona es programática, anuncia la vida. Las personas inteligentes se enamoran no sólo de lo de fuera –de la belleza exterior-, sino de lo de dentro –de la belleza interior de esa persona-, de sus valores.

Dos personas se conocen y ven que tienen intereses comunes, pero eso no basta, hay que ver si esa persona quiere comprometerse o no. Naturalmente buscamos un amor que dure toda la vida; somos libres y estamos hechos para el compromiso Sólo si somos libres podemos amar.

¿Cómo se llaman los que viven sin compromiso? Mediocres, homeless.

Hay novios que no tienen un proyecto, un “sueño”, no hay meta; lo suyo es “estar”. Si una persona se casa para ser feliz, se va a equivocar. Si se casan para hacer feliz al otro, van a acertar.

Antes de enamorarse hay que fijarse en dos cosas: en la personalidad y en el sistema de ideas y creencias. Deben de saber dónde van a pasar la Navidad, con qué familia, o si van a alternar, y estar de acuerdo en ello. Antes de casarse deben de hablar sobre las vacaciones, la educación de los hijos, sus posibles nombres, etc. Si no se habla de eso en el noviazgo, luego hay discrepancias en el matrimonio.

Hay un hecho: Él o ella te va a fallar. Ojalá que no falle en cosas serias. ¿Qué vas a hacer? ¿Le vas a perdonar?

Una mujer decía: “Para que a mi esposo no se le olvide nuestro aniversario –que ya se le ha olvidado- le pongo un recadito, un post-it.

Respecto a la personalidad, ¿cómo conocer el carácter del otro? Generalmente todos tenemos mal carácter. Ve como se lleva con sus papás y hermanos porque así va a tratar a los hijos; ve cómo trata a los demás, al gendarme, al policía, al que le abre la puerta, etc. A ti te trata bien porque quiere quedar bien contigo.

El amor es una cosa que se construye, no una cosa que se padece. Se puede aprender a querer, y también –cuando ha habido alguna dificultad-, a querer de nuevo, cuando hay voluntad de arreglar las cosas.

Una chica decía:

-“Mi novio es ateo, cubano y sin trabajo, y me voy a casar con él”.

Habló con ella hasta el empleado del Telmex. ¿Cuánto duró ese matrimonio? Menos de seis meses. ¿Qué hace sólida una relación? La complementariedad. Si el novio (a) no cree en Dios, garantiza poco, y si cree, garantiza algo más que el que no cree, pero nadie se debe de casar si no está 100% segura del amor y de la buena voluntad del otro.

Read Full Post »

matrimonio-feliz-y-floresMontesquieu en Del espíritu de las leyes dice que antes de que se descubriera el radio del círculo éste ya existía, con lo cual considera que las leyes que elaboran los hombres, deben de estar de acuerdo con lo que las leyes naturales ya tienen establecido. Bacon considera que para domeñar a la naturaleza habría que someterse a ella. Esto significa que las leyes humanas deben de estar de acuerdo con las leyes de la naturaleza, con la finalidad de que el hombre pueda someterla, lo cual jamás se logra contradiciéndolas, como está sucediendo con la alteración del clima por no respetar la ecología.

La unión de dos homosexuales quebranta las leyes que la naturaleza tiene establecidas sobre el particular. Lucas Rivera dice que el matrimonio es una alianza, no un contrato, que marca el principio de una nueva vida. Es un nacimiento con todas las angustias y dolores de un nacimiento.

El matrimonio, dice Lucas Rivera, también es una resurrección, y así como la felicidad eterna no se concibe sino a través de la muerte, así también la felicidad matrimonial no se conquista sino cuando cada uno de los desposados se resigna a morir como soltero, abandonando su vida de egoísmo para resurgir a la vida de casados.

La idea de que el matrimonio es un mero contrato de naturaleza civil y de que, por consiguiente, no interesa más que a los contrayentes, es un concepto notoriamente erróneo. El matrimonio tiene mucha más fuerza obligatoria que cualquier contrato civil. Por medio de él los contrayentes establecen relaciones de parentesco y de solidaridad entre dos familias, forman una alianza que consolida la tradición, aportando a la nueva sociedad la herencia de las generaciones pasadas. Y mirando hacia el futuro, ayuda a la perpetuación de la especie, y en eso va la suerte de las generaciones venideras.

Las responsabilidades morales que se originan son de mucha mayor trascendencia que las civiles o pecuniarias.

Para los agnósticos hablaré en términos físicos. El matrimonio es sacramento. Soldar es unir materialmente dos cosas distintas que seguirán siendo extrañas. En Física, fundir es algo más que soldar. Así es el matrimonio.

Unirse no es matrimonio.

Tener hijos tampoco es matrimonio.

Firmar un contrato civil para legalizar la unión y reglamentar los bienes patrimoniales, no es matrimonio.

La esencia del matrimonio está en la voluntad perpetua de no formar más que una sola alma por la fusión de dos almas.

El matrimonio es el nacimiento de dos gemelos que vivirán y crecerán teniendo los mismos gustos, o cediendo en algunos de ellos. Y cuando después de largos años de vida íntima, los desposados se den cuenta de que ya no pueden pensar, ni obrar, ni gozar, ni sufrir cada quien por su lado, sino que todo lo hacen a dúo, entonces llegarán a comprender que eso es precisamente lo que constituye la felicidad matrimonial.

Y entonces sabrán que ésta no sólo consistió en casarse, sino en haber vivido juntos, en haber gozado y sufrido juntos, y en haber formado una sola carne en sus cuerpos, un solo espíritu con sus espíritus. Todo lo que impida esta unificación de los dos seres es contrario a los fines esenciales del matrimonio.

En la vida moderna tres grandes obstáculos se oponen a la felicidad matrimonial:

1º El egoísmo de los cónyuges que, aún jóvenes, creen que tienen derecho a gozar de la vida antes de tener hijos… Ni siquiera es cierto que los casados jóvenes gocen más de la vida sin hijos que con hijos, al contrario, los hijos contribuyen mucho a su unidad, y apartan a estos de la vida de pasión, que como toda miel hostiga, y como todo narcótico, acaba por enviciar.

2º Casarse pensando que tienen abierta la puerta del divorcio para escapar al primer asomo de borrasca. Debería de ser excepcional para un último e irremediable extremo. Mientras haya una mínima posibilidad de entendimiento, no debe desertarse abandonando el campo del hogar. El que se resuelve a no escapar de su hogar, lleva todas las posibilidades de conquistar la felicidad matrimonial.

3º El 99% de los varones casados creen que el problema de “su” felicidad personal consiste en imponerse, en mandar, en fajarse los pantalones. Los tiempos han cambiado. Se comienza a comprender que la cooperación intelectual de la mujer es tan importante como la del hombre. No puede concebirse la felicidad matrimonial a base de la obediencia de la mujer al hombre. Ambos deben prescindir de su voluntad individual en muchas ocasiones. En vez de una lucha de voluntades debe haber un concurso de renunciaciones.

Desgraciadamente no es sino muy tarde cuando los casados llega a comprender estas verdades fundamentales, dice Lucas Ribera, quien las resume así:

“En el matrimonio, la verdadera sabiduría consiste en la renunciación, y la suprema felicidad está en amar definitiva y dulcemente a la otra mitad de nuestra vida”.

Rubén Delgado Moya, “Requiem para el matrimonio y para el divorcio”, México 2016.

Read Full Post »

Abre bien los ojos

ojosEl otro día, caminando por el parque cerca de mi casa, entablé conversación con una señora que regularmente hace ejercicio a la misma hora que yo.
En ese momento ella tenía gran necesidad de desahogarse y me platicó lo desdichada que era en su matrimonio. De lo que me dijo, una de las cosas que más me llamó la atención fue que si ella hubiera sabido cómo era su marido antes de casarse, nunca se hubiera casado con él. Hoy ya es demasiado tarde para lamentarme. Mis hijos quieren y necesitan de su padre, dijo la mujer.
Hay que saber elegir
Algunos de los problemas que existen en ciertos matrimonios -que inclusive terminan en divorcio y, además de hacer daño a los implicados, afectan terriblemente a los hijos, quienes tienen que vivir a diario los problemas de sus padres- se evitarían si en verdad durante el noviazgo la pareja abriera muy bien los ojos.
Esto no quiere decir que el éxito del matrimonio dependa únicamente de la elección hecha antes de casarse, ya que el esfuerzo diario en mantener vivo el amor y una buena comunicación tienen mucho que ver para que una pareja viva feliz.
Hay muchos motivos por los que una pareja decide contraer matrimonio, y aunque el más natural de todos es el amor, cuando éste se ve como un mero sentimiento y no como un acto de la voluntad humana, se comete un gran error.
Cuántas jóvenes piensan que por el amor que siente su pareja hacia ellas ésta cambiará y cuando se casen, ellos dejarán de ser borrachos, parranderos, mujeriegos y no sé qué tantas cosas más.
Es muy difícil que una persona cambie si no lo decide por sí misma. Por eso, más que pensar en cambiarlo, hay que estar conscientes de las cualidades y principalmente de los defectos que tiene la persona a la que se ama, y estar dispuesto a aceptar convivir con estos defectos toda la vida.
Compatibilidad de valores
Cuando una pareja decide empezar una relación de noviazgo, es porque existe una atracción mutua. En la gran mayoría de los casos, esta atracción es física o de carácter, pero a veces se olvida analizar qué tanta atracción hay en cuestión de valores, es decir, a qué se le da una importancia real en la vida. Para ello hay que tomar en cuenta la forma en que una persona es educada y sus antecedentes culturales.
Ahora entiendo por qué mi mamá me decía cuando iba de visita a la casa de mi novio: Fíjate muy bien cómo trata su papá a su mamá, porque así te va a tratar cuando te cases.
Nada más imaginen ustedes a una joven educada de manera independiente, donde sus opiniones son siempre tomadas en cuenta, casada con un macho que piensa que la mujer está solo para servir al hombre.
Capacidad de comunicación mutua
Hay muchos novios que piensan que porque están muy enamorados y se la pasan muy bien juntos, ya se conocen lo suficiente para casarse. En realidad una vida en común es mucho más que pasar un rato agradable.
Para trazar juntos un proyecto de vida donde ambos tengan la oportunidad de desarrollarse y crecer, se necesita una gran capacidad de diálogo.
Una característica fundamental de la comunicación es compartir el mismo ideal de vida conyugal, ya que si cada cual tiene una meta diferente andará por un camino distinto.
La semilla del fracaso de muchos matrimonios se siembra desde el mismo noviazgo cuando dos se unen sin establecer claramente un ideal de vida en común.
Hay que abrir muy bien los ojos
Antes de tomar una decisión definitiva, la pareja debe abrir muy bien los ojos. Hay que conocerse el uno al otro para descubrir la enorme riqueza que cada uno lleva consigo, aceptar tanto las cualidades como los defectos, y poder ver si realmente los valores del uno son compatibles con los del otro.
Sobre todo, hay que tener la madurez necesaria para aceptar el compromiso y la responsabilidad que lleva consigo el formar una nueva familia.
Por eso este dicho popular tiene tanta razón: Antes de casarse, hay que abrir muy bien los ojos y después entrecerrarlos. Efectivamente después del matrimonio hay que entrecerrar los ojos para perdonar y olvidar y no permitir que la crítica o la censura destructiva lastimen a nuestro cónyuge.

Read Full Post »

Older Posts »