Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘matrimonio’ Category

Hace más de cuatro años fui a cuidar a mi madre que tenía 94 años. Una doctora muy linda me dijo: “Pero tú no sabes cuidar enfermos”. Yo le dije: “Mi mamá no necesita que la cuiden, necesita compañía”. Yo llegaba de trabajar y mi madre me decía: “¿Cómo te fue?” o “te cociné este platillo o este detalle que te gusta”, o ella me contaba lo que había leído o algo que tenía en mente. Había calor de familia porque lo creaba ella porque se interesa por las cosas de los otros, y ayudaba a sanos y enfermos. Y eso se transmite y se agradece.

Hay quien no lo puede apreciar suficientemente por egoísmo o por motivos desconocidos, pero en general, todos quieren una familia porque allí se les acepta incondicionalmente. Se les ama, se comparten penas y alegrías, se les orienta, se les escucha, etc. Duele que haya chicos que tienen una crisis o una preocupación y no la cuenten a su padre o madre porque no están cerca, como aquella que estaba embarazada y durante unos días vivió su crisis aislada.

En Europa, algunos hijos no se han preocupado por sus padres porque antes los padres no se preocuparon por ellos. Cuando se ama, sale espontáneo cuidar de los padres o de los abuelitos, porque mucho se ha recibido de ellos. La pobreza más dura en Suecia es la que experimentan los ancianos solos. Muchos no tienen quien los cuide ni con quien conversar.

Cuando todos se interesan por hacer hogar, todos ponen algo de su parte. Por ejemplo: La que pone la mesa se esmera en doblar las servilletas de tela de modo diferente al menos cada mes, para dar un toque nuevo, cosa que no cuesta nada. Hasta en internet lo enseñan.

La familia es un proyecto divino. Y para que esta colaboración en la transmisión de la vida no quedara al vaivén de posibles caprichos, el Señor quiso protegerla mediante la institución natural del matrimonio, elevado luego a sacramento. Pero hoy día. la familia es agredida. Para hacer familia hay que estar en la casa, hay que estar presentes, y acoger a la gente. Si no convivimos con la gente de la casa, nos pasarán desapercibidos algunos detalles que pueden ser significativos para ayudar a la persona, y esto dará lugar al desorden y al desconcierto.

Para que un matrimonio funcione –dice Tomás Melendo-, ha de cultivarse día tras día, como el jardinero cultiva su jardín; el que se casa debe cuidar su amor, que es una realidad viva. Lo propio de lo vivo es que puede permanecer o morir. Si un matrimonio no se quiere más cada día, está en peligro. No se puede “conservar” el amor, ha de crecer. El enemigo más insidioso del matrimonio es la rutina; es perder el deseo de la creatividad original. No hay que perder nunca el deseo de dar algo nuevo o de sorprender al ser amado, en el sentido más positivo.

La orientación de Juan Pablo II es diáfana: «El hombre, por encima de toda actividad intelectual o social por alta que sea, encuentra su desarrollo pleno, su realización integral, su riqueza insustituible en la familia. Aquí, realmente, más que en cualquier otro campo de su vida, se juega el destino del hombre».

Los padres pueden fácilmente caer en la cuenta de que equivocan el rumbo cuando —aun con la mejor de las voluntades— descuidan la atención directa e inmediata a los demás miembros de su familia, para dedicarse a otros menesteres, profesionales o sociales. Los padres deben ver con claridad que la familia resulta imprescindible para el íntegro desarrollo de sus hijos, porque en primer término lo es también para él o ella como cónyuge y como padre o madre.

Hoy día hay muchas tentaciones, muchas solicitudes del maligno. No podemos afrontarlas con nuestras solas fuerzas ¿ por qué? Porque no las tenemos. Allí se requiere fe y oración para salvaguardar la integridad moral. Santo Tomás de Aquino decía: “Señor, dame un corazón jamás seducido, jamás esclavizado de lo que no sea tu amor”.

Benedicto XVI dice: La fe (…) hace bondadosa a la gente. Hemos de constatar que la sociedad, con la evaporación de la fe, se ha vuelto más dura, más violenta, más mordaz. El ambiente se ha tornado más irritable y maligno (Cfr. Dios y el mundo, p. 47). Hemos de lograr un nivel de caridad cristiana. Hemos de trabajar mucho en las bienaventuranzas, vertiente de la misericordia.

El Cardenal Ratzinger narra que Martin Buber describió un atributo del amor divino: el sacar. Dios nos saca de confusiones, de la apatía, de la soledad, del aislamiento. Dios llama a Abraham, lo saca de su tierra y de su familia. Toda persona tiene que hacer su éxodo. Todos tenemos que lograr la independencia; no podemos ser sobreprotectores.

Debemos ser independientes, con una independencia sana, y, al mismo tiempo, tener capacidad de relacionarnos. No cumplo mi misión de amante hasta que no hago lo que debo hacer, hasta que doy todo lo que puedo dar. Todos somos parte de la Gran Familia de Dios. ¿Cómo lograr este enriquecimiento en la vida en familia? Aprendiendo a hablar y a escuchar. Es necesario que los padres encuentren tiempo para estar con sus hijos y hablar con ellos. Los hijos son lo más importante. Hay que encontrar tiempo para escucharles y establecer una relación amigable con ellos. Para que exista comunicación hay que saber escuchar, es la primera condición y tal vez la más difícil porque estamos muy llenos de nosotros mismos.

Anuncios

Read Full Post »

Deseamos ser felices

Queremos ser felices y toda nuestra actividad se encamina a conseguirlo, pero no podemos ser felices al margen de Dios.

Siempre hemos tratado de hacer las cosas bien a pesar de los tropiezos y equivocaciones. El Señor nos ha dado inteligencia para que busquemos y encontremos la Ley, no tenemos la libertad de inventarla. Preguntamos a las personas qué opinan de esto o de lo otro. También hay que preguntarle a Jesús qué quiere y pedirle nos haga ver su voluntad.

Un experto en matrimonio expone: “La genealogía de la persona es la genealogía de su libertad, esto es de su capacidad de amar, esto es, de hacerse don de sí. Dice la Carta a las Familias: ‘¿Quién puede negar que la nuestra sea una época de gran crisis, que se manifiesta ante todo como profunda “crisis de la verdad?” Crisis de la verdad, significa en primer lugar, crisis de los conceptos’. (13,5). Y son precisamente aquellos conceptos los que han entrado en crisis”.

La persona humana encuentra su cuna, no solo biológica sino espiritual, en la comunidad de la familia. Santo Tomás habla de la necesidad para el hombre, no sólo de un útero físico para su desarrollo, sino también de un útero espiritual, constituido por la comunión conyugal de los padres.

¿Cuál es la razón profunda de este nexo entre familia y genealogía de la persona? se da un nexo, de derecho inseparable, entre el ejercicio de la sexualidad, amor conyugal y procreación de una nueva persona. La percepción de este nexo tiene una importancia decisiva para comprender toda la doctrina del matrimonio.

En el ser-hombre y en el ser-mujer está inscrito un significado que no pertenece a la libertad de inventar, sino sólo a la de descubrir e interpretar en la verdad. La masculinidad y la femineidad son un lenguaje dotado de un significado originario. No son un dato puramente biológico apto para recibir cualquier sentido que la libertad decida atribuirle. ¿Cuál es este significado? Es el don total de sí al otro. El lenguaje de la masculinidad / femineidad es el lenguaje del don total. Es lenguaje intrínsecamente, esencialmente esponsal, conyugal. Hay un nexo de derecho indeleble entre el ejercicio de la sexualidad y la conyugalidad.

No lo olvidemos: el hombre se sintió solo y Dios no creó otro hombre. Creó la mujer. Es la posibilidad de una civilización del don la que es destruida con la anticoncepción al desarraigar la procreación (y la genealogía) de la persona de la comunidad conyugal y de la actividad sexual.

El crecimiento de la persona es crecimiento de su libertad, esto es, de su capacidad de amar, de entregarse a sí misma en la verdad. La comunidad familiar se construye en dos relaciones interpersonales, la relación conyugal y la relación parental.

El hombre alcanza su plenitud puesto frente a la mujer. Es el momento en que se descubre llamado a una comunión, capaz de realizarla porque está al frente de otra persona. Hay aquí un misterio muy profundo.

No existe un vínculo de mutua pertenencia más radical que el de la pertenencia conyugal. No existe un acto de libertad más grande que el acto con el cual dos esposos se entregan. El hombre que es concebido, es una persona, única e insustituible en su valor infinito. Cada uno de nosotros existe porque ha sido pensado y querido por Dios.

Hay quienes dejan a los hijos a “su aire” porque son mayores de 18 años y están solteros. El abandono de hogar es un delito tipificado en la ley. Se vincula al hecho de marcharse de una casa, dejando solos al resto de los convivientes. En Derecho se refiere a lo que ocurre cuando un integrante de un matrimonio se aleja de la residencia compartida sin causa justificada. La ley establece que la pareja unida por el matrimonio debe desarrollar una convivencia estable. Si una de las personas se aleja de su casa por un tiempo prolongado y sin un motivo justificado, estará violando el cumplimiento de uno de sus deberes matrimoniales y, de este modo, incurriendo en un delito. El asunto se torna menos malo si se les sostiene económicamente, pero eso no basta.

Read Full Post »

Uno de los factores que ayudan a la familia a tener estabilidades la armonía conyugal. El principal motivo de ser es crecer en el amor. Si el amor pierde lozanía luego se cree que hubo engaño. Si ni luchamos para que el amor subsista, decrece.

El amor está en los detalles pequeños. Traer flores cuando no es un aniversario, sorprender con un platillo delicioso, decir con ternura “te amo”… No tiene final el saber sorprender. Cuando uno no tiene capacidad de sorprender, van mal las cosas.

La palabra hogar viene del lugar donde se encendía fuego, a cuyo alrededor se reunía la familia para calentarse y alimentarse. Hogar significa que hay ante todo calor humano. En una chimenea hay un fuego grande, pero después de cuatro horas quedan sólo cenizas. Les toca a los dos cónyuges poner leña en el fuego. Si se apaga uno le pregunta al otro: “¿Tú le echaste leña”? -Yo no. “Y tú”. Tampoco. Entonces, no extraña que no haya fuego.

Montse Maluenda explicaba: Cuando uno está recién casado, la leña está cerca; luego está lejos, o hay que ir a cortarla entre dos.

A medida que pasa el tiempo la atracción sexual decrece y aumenta el amor de amistad. Hay muchas cosas en común. Y ese amor de amistad crece con los años si no se le deja fenecer, morir.

Lo que más nos gusta a los humanos es lo normal, lo ordinario. Si conocemos a un artista de cine, luego nos interesa qué hobbie tiene: hacer pasteles, cuidar las plantas, hacer tal deporte.

Los reproches van contra la armonía; es mejor decir las cosas en el acto y luego olvidarlo, y no hacer una lista de reproches. Hay que decir las cosas poco a poco, no como una manguera a presión.

¿Qué hacer para que el amor permanezca? Él tiene que tener prestigio ante ella, y ella debe de tenerlo también, ha de haber una admiración mutua. Prestigio basado en una riqueza interior que dar a los demás. Cuando más sufre una persona es cuando menos habla. Es el momento de intuir qué le está pasando.

La sociedad acepta más la infidelidad del hombre que la de la mujer. Una vez que una mujer es conquistada, normalmente se le abandona. En la infidelidad hemos cedido en la cabeza antes de ceder en el cuerpo. Cuando el valor de la fidelidad se empieza a poner en duda, se empieza a desmoronar. Se nos ha acabado el tiempo de la mediocridad, o somos familias fuertes, sólidas, o –a través de la manipulación- se destruirá.

Los primeros que defienden el divorcio son Montesquieu, Diderot y d’Alembert, masones. Decían: Somos antidivorcistas pero como lo que importa es que el hombre sea libre totalmente, el hombre no se debe ligar de por vida ni a Dios ni a una mujer.

Sinceridad no es decirlo todo, sino lo que hay que decir. Sinceridad es no mentir, no encubrir, no disimular. A las mujeres nos sienta mal saber las cosas por terceros. Necesitamos que nos demuestran que nos quieren y demostrarlo., Aunque sea haciendo comedia, pero si la haces, hazla bien.

La entrega y la generosidad en muchas ocasiones implican espíritu de sacrificio. Para estudiar cualquier carrera hay que sacrificarse, el matrimonio no es una excepción de lucha, y eso lleva felicidad, pero a veces alguno es un egoísta que no desea depender de nadie.

Si hemos enriquecido la parte interior, podremos subsistir. ¡Que siga el prestigio y la capacidad de asombro de uno y otro! Al final ya será más largo el pasado que el futuro.

 

Read Full Post »

Matrimonio

Reconstruir el matrimonio y la familia, es posible.

El escritor Miguel Delibes, perdió a su esposa cuando ella tenía poco más de 40 años. Describe así a su mujer: “una mujer que con su sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir. ¿Puede decirse de alguien algo más hermoso? Con frecuencia me pregunto de dónde sacaba ella ese tacto para la convivencia, sus originales criterios sobre las cosas, su delicado gusto, su sensibilidad”. Todos hemos conocido mujeres así, y qué fácil resulta la convivencia, el trato con ellas.

Sabemos que la institución familiar es la más amable y necesaria de las creaciones humanas Por su atractivo protagonismo en todas sus páginas, Señora de rojo sobre fondo gris es un canto a la familia y una profunda lección de humanismo

¿Cómo proponer la cuestión cristiana del matrimonio en una cultura que ha demolido el matrimonio natural? El modo de entender el matrimonio en una cultura se expresa en las leyes del ordenamiento jurídico del Estado o en las Declaraciones de los organismos internacionales, por eso es importante salir a la defensa de las leyes.

La institución matrimonial es vista, hoy día, como si no tuviera ningún fundamento natural, sino que se ve como una mera convención social. El edificio del matrimonio no ha sido destruido, ha sido de-construido, desmontado pieza por pieza, afirma Carlo Caffarra, experto en el tema. Al final tenemos todas las piezas pero ya no hay edificio. Es decir, tenemos todas las categorías que constituyen el matrimonio: conyugalidad, paternidad-maternidad, filiación-fraternidad; pero ya no tienen un significado unívoco. ¿Por qué y cómo pudo suceder esta deconstrucción? Se ha dado una desbiologización del matrimonio y su reducción a una mera emoción privada, sin relieve público fundamental. Esto se ha debido al modo de concebir la relación de la persona con su propio cuerpo. Espero me sea permitido describir lo sucedido a través de una metáfora. Hay alimentos que puede ser metabolizados sin crear problemas ni inmediatos ni remotos; no causan indigestión ni aumento de colesterol. Otros alimentos son difíciles de digerir; otros alimentos son dañosos al organismo, aunque a largo término.

El pensamiento cristiano ha “ingerido” la visión platónica y neoplatónica del hombre lo que ha creado graves problemas de “metabolismo”. El vino de la fe corría el riesgo de convertirse en agua de Platón. Separar el cuerpo de la persona lleva a reducir el cuerpo a puro objeto. El dato biológico se expulsa progresivamente de la definición de matrimonio y la subjetividad se reduce a pura emotividad.

Antes el dato biológico estaba integrado a la totalidad de la persona. El cuerpo era visto como cuerpo-persona, y la persona como persona-cuerpo. Yo no tengo un cuerpo, y soy cuerpo, y alma; no lo tengo en uso, como uso un automóbil. Ahora la conyugalidad puede ser hetero u homosexual; los hijos se pueden obtener por procedimientos técnicos. Estamos asistiendo a un cambio del genoma de la familia y del matrimonio

Podemos individual los problemas fundamentales de esta propuesta. Algunas personas tienen la incapacidad de percibir la verdad, y por tanto la preciosidad de la sexualidad humana. ¿Por qué hemos ignorado el magisterio de Juan Pablo II sobre la sexualidad y el amor humano?

Hay que preguntarnos hasta que punto somos conscientes de que la ideología de género es un verdadero tsunami, que no mira el comportamiento humano, sino la destrucción de la familia y del matrimonio.

Hay una cuestión antropológica más grave aún: el colapso de la razón en su tensión hacia la verdad, de la que habla la Fides et Ratio (nn. 81-83), ya que ha arrastrado la voluntad y la libertad de la persona. El empobrecimiento de la razón ha generado el empobrecimiento de la libertad. Si desconfiamos de nuestra capacidad de conocer una verdad total y definitiva, tendremos dificultad para creer que la persona pueda donarse total y definitivamente, y recibir la auto donación total y definitiva de otro. De allí nace la inconsistencia de algunas personas.

La autoridad civil quiere calificar como matrimonio cualquier comunidad de otro tipo. Es la “tiranía de la artificialidad” de la ley actual de equiparación, que se arroga la autoridad de hacer artificialmente posible lo que naturalmente no lo es. El matrimonio es el único sacramento que coincide con una realidad creada: Es el mismo matrimonio natural transfigurado en el sacramento. El desafío que vive hoy el matrimonio es completamente inédito.

La relación entre Cristo y su Iglesia, como la relación entre esposo y esposa, es de naturaleza sacramental o mistérica. El matrimonio hace a los cónyuges signos de unión de Cristo con su Iglesia. Al desposarse es Cristo quien los vincula. Es un misterio y es un don de Dios, afirma Caffarra.

Leda Gallí dice: “El cuerpo, si solo lo miras, es mudo; pero si lo miras y lo interrogas, es elocuente”. ¿Qué nos queda? Reconstruir el matrimonio. El testimonio de los esposos expresa cómo la caridad conyugal es capaz de acoger y es capaz de una espléndida gratuidad.

 

Read Full Post »

Hay cosas que puede obstaculizar la buena marcha de un matrimonio, como la falta de comunicación y la ignorancia de qué es el matrimonio y la sexualidad, pero para empezar el primer consejo sería: saquen la televisión de su recámara. El televisor aísla, recorta la comunicación.

Uno de los grandes retos de la familia actual es tratar de comer juntos y tener momentos de conversación. Al menos se ha de procurar hacer una comida al día juntos, ya que vivimos bombardeados por trabajos y entretenimientos que puede quitar estos preciosos momentos del arte de convivir en familia y con los hijos. Hay que planear los temas de conversación (temas actuales, trabajo, estudio, amistades, historia, lecturas, deportes, exámenes, etc.) y saber preguntar a cada uno cómo le fue durante el día e interesarse por los detalles más pequeños.

Es patente que muchas personas ven hoy el matrimonio como un modelo más, e incluso la cuestionan como una concepción arcaica, lo que en realidad es el designio de Dios para la unión del hombre y la mujer. La verdad sobre la familia está inscrita en el corazón humano. La paternidad y la maternidad nos dicen quiénes somos, cada uno y cada una. (cfr. Fernando Ocáriz, Carta 4 VI 2017).

Muchos desconocen que es intrínsecamente mala toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación. (Cfr. CEC 2730).

Es imposible creer en la santidad de la vida humana y a la vez creer en el derecho a la contracepción. Con certeza se ha demostrado que la mentalidad anticonceptiva siempre conduce al aborto. Un matrimonio que usa métodos anticonceptivos no naturales no debe acercarse a comulgar.

Hay matrimonios que viven la abstinencia y otros que usan el método Billings porque tienen un motivo para evitar a los hijos, método que exige cierta disciplina de parte de los dos.

Lo que se pretende es que la pareja sea feliz y se vea con amor, y no que uno al otro se vean como cómplices. Es muy importante orar porque orar es amar.

Afirmar que Dios es Creador es decir que gobierna este mundo, es decir que está presente en la Historia. Si nos quedamos en que Dios ha creado un mundo bonito, nos quedamos en un cuento de hadas. Este mundo no es Disneylandia; hay quienes aspiran a vivir en Disneylandia, entretenidos. Hay quien sólo piensa en divertirse, en pasarla bien, y piensan que estamos en el paraíso terrenal. No estamos para divertirnos. Tenemos un papel en esta historia de pecado. Si quiero Disneylandia y la vida no es así, vivo en una frustración constante. El problema de nuestros contemporáneos es que quieren hacer de este mundo Disneylandia, cuando aquí está pasando algo, estamos llamados a colaborar en esta batalla espiritual, en este campo de trigo y cizaña.

Nuestro futuro está condicionado a que tengamos dos cosas: piedad y doctrina cristiana. Tener piedad consiste en tener prácticas que acercan a Dios, como la Santa Misa, el rezo del Rosario y la oración mental. Tener doctrina es, en resumen, conocer el Catecismo de la Iglesia Católica y los rudimentos de la Teología.

 

Read Full Post »

La pareja es misterio de entrega y de acogida. Cuanto más perfecta sea la entrega y la acogida, mejor, sino es así, se darán fracturas. Ser una sola carne es entregarse, darse, acoger, recibir. Es el primero de los pilares de un matrimonio. ¿Qué se entrega? El cuerpo, el tiempo, el afecto, el pasado, el futuro y una lista larga. Tú tienes un pasado, y la Biblia dice que ser pareja es un misterio de entrega y de acogida. Entregas lo que eres.

No se puede entregar sino lo que se es y lo que se tiene. En esta entrega, destaca el papel del pasado, porque existen ilusiones, percepciones falsas, como cuando pones en una olla agua caliente; en otra, agua helada y en otra, agua tibia. Y luego metes una mano en la fría y otra en la caliente, y luego metes las dos en la tibia; a una mano le parece fría y a la otra le parece caliente el agua tibia. Es una ilusión.

El maquillaje también es una especie de ilusión óptica. La ilusión óptica que padecen muchos es que se les olvida que cuando se unen en matrimonio, acogen toda la vida de esa persona; con su pasado, presente y futuro. Hay gente que no ha asimilado su pasado, entonces cargan una “pequeña caja de monstruos”. ¿Qué traes en tus cajas? Hay una caja que no se ve, es la “caja de los monstruos”, hay gente que ni siquiera sabe que existe. Allí hay heridas y traumas del pasado. Hay hombres que tienen una dependencia de la madre, o fueron hijos no deseados. El matrimonio implica la aceptación de todo el paquete completo. Si uno no se conoce a sí mismo no sabe con qué equipaje llega al matrimonio.

Hay gente que pisa fuerte y carga muchas inseguridades. Una inseguridad típica del hombre es: ¿será que soy varón? El hombre vive esas dudas que son monstruitos presentes. Esos monstruos no van a desaparecer porque se les desconozca. Pasa el tiempo y engordan. Los métodos artificiales de anticoncepción son el método más eficiente para evitar niños y para evitar conversaciones, porque el método artificial pone una barrera entre el hombre y la mujer. La T metálica (DIU) es abortiva porque impide la anidación. Cualquier objeto que se ponga entre el hombre y la mujer facilita el placer rápido y hace desaparecer la comunicación. Todo lo que frene el diálogo hace crecer los monstruos. En cambio los métodos naturales obligan al diálogo: son métodos de escucha profunda del cuerpo de la mujer.

La falta de comunicación provoca desastres. Cuando la sexualidad funciona de esa manera los monstruos siguen creciendo y un día revientan la caja y empiezan a caminar por la habitación. Un monstruo le dice al varón: “¿Será que eres hombre? ¿Puedes conquistar a esa edad, con esa panza…? Quizás sí, quizás no, pero tienes una tarjeta de crédito”. Entonces el hombre reactiva un radar que es el terror de las mujeres casadas, que dice: “Presa a la vista”. Lo peor que le puede pasar a una pareja es que deje “engordar” a un monstruo. A la mujer también le entra otro monstruo: ¿Aún me ama mi marido? Se siente insegura; duda de si la aman o no, y empiezan los celos. Empieza ese proceso que se llama esculcar en las cosas del marido. La mujer sufre en silencio.

Los psicólogos no acaban de entender la crisis del séptimo año, y es que al séptimo año los monstruos ya no caben en la caja. ¿Había alimento para todos? Sí. ¿También para los monstruos? Sí. Ella no se da cuenta de que en el closet están engordando las cosas que trajeron del pasado. Deben hablar de sus temores y de sus inseguridades. Además están cansados de tanto trabajar para tener lo último de lo último. Llegan cansados por la noche y no hay comunicación.

El principal problema de muchas parejas es la falta de comunicación.

Read Full Post »

La perspectiva de género

En la perspectiva de género cualquier actividad sexual resulta justificable y, a través de la educación, pretenden enseñar a los niños todas las técnicas posibles que den placer sexual. Esta ideología es un instrumento del poder mundial.  Las consecuencias son: disolución de la persona, de la familia y de la nación.  Es quizá la ideología más radical de la historia porque destruye al ser humano en su núcleo más íntimo. Es la más sutil porque usa una propaganda para cambiar las mentes y los corazones de los hombres sin aparente derramamiento de sangre. No busca la verdad.

Su estrategia está en que usan un nuevo lenguaje cuya función es asegurar la confusión.  Se cree que el mundo necesita: menos personas y más placer sexual; la eliminación de las diferencias entre hombres y mujeres, el intercambio de roles, etc.

La receta para la salvación del mundo, según ellos, es:

  1. Anticonceptivos gratuita y aborto legal.
  2. La promoción de la homosexualidad y de “derechos nuevos” (que no existen).
  3. Cursos de educación sexual para promover la experimentación sexual entre niños, desde el Kinder. Quieren la sexualización temprana y prematura para quebrantar voluntades.
  4. Eliminación de los derechos de los padres de modo que éstos no puedan impedirles tener sexo; educación sexual “comprehensiva o amplia”, anticonceptivos y abortos. Quieren a todas las mujeres en la fuerza laboral y desacreditar todas las religiones que se opongan a esta agenda.

Cicerón decía: “Para distinguir la ley buena de la mala no tenemos más que la naturaleza”. Se nos quieren imponer una dictadura a través de la legislación, aprueban unas leyes arbitrarias –sobre discriminación, educación sexual, mala interpretación del uso de la libertad, etc.-, para luego perseguirnos porque no las cumplimos. Y luego vendría la dictadura del movimiento gay

CONCLUSIONES: Ni la mujer ni el varón pueden ir en contra de su propia naturaleza sin hacerse desgraciados. La ruptura con la biología no libera a la mujer, ni al varón; es más bien un camino que conduce a lo patológico. Es un hecho biológico que solo la mujer puede ser madre, y sólo el varón puede ser padre. La procreación se encuentra ennoblecida en ellos por el amor en que se desarrolla. Hay que saber que el factor común de las desviaciones sexuales y de la adicción a la droga es la pornografía.

Los derechos humanos de los homosexuales son indiscutibles, imprescriptibles, irrenunciables, universales, como todo derecho humano, por el simple hecho de que los homosexuales son personas. No somos homofóbicos. Los homosexuales tienen todo el derecho de ser respetados como seres humanos, pero saben muy bien que son incapaces de aportar nuevas vidas a la sociedad.

El llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo no es de interés público. No aporta nada a la sociedad. Es un privilegio, es decir, una ley privada que no es aplicable a todos, según la Teoría del Derecho. Este proyecto representa, en el fondo, un conjunto de intereses políticos y económicos muy poderosos. Su argumentación es de una pobreza que da pena. Y hay que ver las cifras multimillonarias que reciben los colectivos LGTTG de organismos de la ONU, del Banco Mundial y de empresas multinacionales. Además, la perspectiva de género ha provocado modificaciones legales que hieren gravemente la dignidad del matrimonio, el respeto al derecho a la vida y la identidad de la familia. La ideología de género destrona a la persona de su propia identidad; es un camino de autodestrucción.

Read Full Post »

Older Posts »