Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Psicología’ Category

Hace muchos años, en la Escuela Libre de Derecho, cada vez que en el aula de clases se tocaba el tema del aborto, una alumna brincaba para defender el “derecho” a abortar. El profesor le daba argumentaciones a favor de la vida pero ella no cedió durante el año académico.

Pasaron unos años y, casualmente, se encontró la alumna de nuevo con su profesor, y le comentó:

– ¡A Usted le debo la felicidad de mi vida!

El maestro estaba perplejo, y preguntó: – ¿Por qué?

– Porque siendo soltera quedé embarazada. Sus argumentos pesaron más que los míos en mi conciencia y decidí tener al bebé, y ahora es mi mayor alegría.

 

Una nueva vida siempre es una buena noticia. Si no llega en el momento adecuado para la madre, siempre está la puerta de la reflexión, de la paciencia y de la posible adopción. Pero no la puerta falsa del aborto.

El debate del aborto propalado en los medios de comunicación muchas veces deja de lado un aspecto crucial: la forma cómo el aborto daña a la mujer y el detalle de estos daños. Una sólida defensa del derecho a la vida y a la información hace imprescindible que se informe adecuadamente sobre los nocivos efectos producidos en las mentes de las madres que tiraron sus niños a una cesta de basura. Las consecuencias van desde la infertilidad hasta el cáncer de seno, pero ¿qué tenemos acerca de las consecuencias psicológicas científicamente documentadas?

Debido a las modernas técnicas de asepsia, a los potentes antibióticos disponibles, y a tecnología más avanzada, es muy difícil ver por qué una mujer corre riesgos en un aborto. Los partidarios de la despenalización del aborto citan los posibles daños psicológicos que sufren las mujeres que dan a luz un niño no deseado, pero la evidencia científica continua acumulando evidencia científica que prueba lo contrario: El aborto es más nocivo psicológicamente que llevar el embarazo a término y dejar que el niño nazca. Esto sucede porque los argumentos a favor de la despenalización del aborto están construidos sobre bases ideológicas, no sobre la realidad. Lo que nos dice el sentido común – que una madre sufre espiritualmente al terminar con la vida que crece dentro de ella- ha sido confirmado por la evidencia empírica de un estudio seria y objetivamente ejecutado como el presente.

De modo que ¿para quién puede ser bueno el aborto? Ronald Reagan dijo en 1980, “Dense cuenta que todos los que están a favor del aborto es porque ya han nacido”. Sin embargo, además del evidente atentado contra la vida del niño por nacer, la mujer también se constituye en víctima del aborto.

La mujer también es víctima en un aborto

En este estudio, que podría ser el más grande de su tipo, Fergusson y los científicos de su equipo de investigación examinaron las consecuencias psicológicas del aborto en mujeres neocelandesas de 15 a 25 años de edad. Esto es lo que concluyeron en dicho estudio: “41% de las mujeres han quedado embarazadas por lo menos una vez antes de los 25 años, y 14.6% tuvieron un aborto. Aquéllas que tuvieron un aborto elevaron sus tasas de problemas de salud mental subsecuentes incluyendo depresión, ansiedad, comportamientos suicidas y desórdenes relacionados al uso de sustancias adictivas. Esta asociación persistió después del ajuste hecho con otros factores concomitantes”. En este estudio de investigación, que es quizás la mejor y la más grande que se ha hecho en esta materia, se ha determinado que el aborto desencadena problemas mentales en las mujeres, especialmente si se trata de jovencitas adolescentes (Steven W. Mosher).

El aborto destruye la salud psicológica de las adolescentes. Un reciente estudio hecho sobre una amplia muestra poblacional acaba de presentar estadísticas dramáticas al confirmar que las mujeres que habían tenido un aborto intencionado tenían una alarmante probabilidad de 78.6% de tener depresión.

En 2007 la Suprema Corte hizo una investigación en todos sus Tribunales para conocer el número de casos de aborto tramitados en los últimos 15 años, resultando solo 195 casos en todo el país, según lo hizo saber la prensa nacional. ¿Qué hacemos que no damos marcha atrás? Estamos desquiciando a muchas mujeres al permitir el aborto sin informarles lo que pasa realmente.

En vez de educar en la abstinencia, se educa en la promiscuidad, facilitándoles a los jóvenes condones y medios anticonceptivos.

Anuncios

Read Full Post »

El 20 de enero fui a ponerle marco a unos cuadros. De regreso tomé un taxi y el conductor me contó que tenía una novia alcohólica, él la amaba de verdad, y un día ella le dijo: “Lo peor que me ha pasado en la vida ha sido conocerte”. Y lo dejó. Se puso triste. Él no era alcohólico pero se le ocurrió empezar a tomar. Al día siguiente iba muy crudo. Tenía el rostro de un Cristo en el tablero y notó que el Cristo se le quedaba viendo, y tuvo una locución en que Cristo le dijo: “¿Por qué hasta ahora?”. El chofer le respondió: “Tú no me ayudas”. A lo que Cristo replicó: “En cada tropieza y en cada caída tuya allí he estado yo. Siempre te acompaño”. El taxista tuvo que estacionarse pues lloraba mucho. Tuvo una conversación muy íntima con Jesús y comprendió que Él lo quería más cerca de Él y que tuviera más fe y más confianza en la providencia divina.

La Alianza pone de relieve la confianza de Dios por su pueblo y nos remite a la crucial importancia que tiene, en el plan de Dios, la confianza con la que el hombre responda a Dios. La desconfianza está en la raíz de todo pecado, por la cual el hombre ya no ve a Dios como el Padre providente sino como un vigilante opresor.

La confianza resume en sí las virtudes teologales. Quien la tiene es señal de que tiene fe, esperanza y caridad. Cuando uno espera y ama y cree en alguien, tiene confianza. Dios es merecedor de toda nuestra confianza.

Chesterton decía que si fuera clérigo y fuera a dar un solo sermón ese sería contra el miedo. Es muy cierto que a los seres humanos nos cuesta mucho confiar en Dios.

Jesús nos dice al oído: La confianza que me agrada es la absoluta, la total. No importa que algo te parezca difícil de entender, o que te rebasen los acontecimientos negativos. La confianza se basa en la esperanza teologal, y esta virtud puede crecer al infinito. Me tienes a mí para valer y para poder. Conmigo vales todo y puedes todo. No me pidas explicaciones: sencillamente confía. (Ricardo Sada, Oír tu voz, Minos, México, p. 66).

Santa Faustina nos pasa un mensaje de Jesús en su Diario: Evita las preocupaciones que te afligen y los pensamientos negativos sobre lo que puede suceder más adelante. No estropees mis planes queriendo imponerme tus ideas. Déjame ser Dios y actuar como sé hacerlo. Abandónate en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente Jesús confío en ti. Lo que más daño te hace es tu razonamiento, tus propias ideas y el querer resolver las cosas a tu manera. Cuando me dices “Jesús yo confío en ti”, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos. No tengas, miedo, Yo te amo.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía. Continúa diciéndome a toda hora: Jesús, yo confío en ti. Necesito las manos libres para obrar. No me las ates con tus preocupaciones inútiles. Satanás quiere eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía en mí, abandónate en mí. Yo obro en proporción del abandono y la confianza que tienen en mí. Deposita en mí tus angustias, tus problemas y dificultades y duerme tranquilo. Dime siempre: Jesús confío en ti, y verás cómo se va llenando tu alma de paz, de tranquilidad, de amor y de sosiego. Te lo prometo y te lo cumplo porque te amo. Tu amigo que nunca falla. Jesús.

El enemigo siembra cizaña como el ateísmo práctico, la envidia, el egoísmo. Los males del mundo nos vienen de los no creyentes: la promoción de la droga, del aborto, de la guerra. Hay que rezar por los no creyentes. En cambio, ¡cuántas cosas buenas nos vienen de una persona que tiene fe! ¡Y cuántos males nos vienen de los incrédulos! No reconocer a mi Creador es el origen de todo pecado.

Una señora muy pobre telefoneó a un programa cristiano de radio pidiendo ayuda. Un brujo que oía el programa consiguió su dirección, llamó a sus secretarios y ordenó que compraran alimentos y los llevaran a la mujer, con la siguiente instrucción: “Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan que fue el diablo”. Cuando los secretarios llegaron a la casa, la señora los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron. Al ver que no preguntaba nada ellos le dijeron: “Señora, ¿no quiere saber quién le envió estas cosas?”. La mujer en su simplicidad respondió: “No, hijo mío, no es preciso. Cuando Dios manda ¡hasta el diablo obedece! Además, el donador ha de querer que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”.

El Papa Francisco recomienda: “Confiemos en la paciencia de Dios que siempre nos concede tiempo; tengamos el valor de volver a su casa; de habitar en las heridas de su amor dejando que Él nos ame, de encontrar su misericordia en los Sacramentos”.

El camino es tan peligroso que sólo aquellos que toman de la mano de la Virgen caminarán con seguridad. “Creo en el sol, aunque no brille; creo en el amor, aunque no lo sienta; creo en Dios, aunque él se calle”, decía una inscripción encontrada en una bodega donde los judíos se escondían de los nazis.

La promesa de Dios es: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y el suyo; él te herirá en la cabeza, mientras tú le herirás en el talón” (Gén 3,15). La salvación de la raza humana en este momento de la historia está contenida en esta promesa. Nuestra confianza y nuestra esperanza en Ella deben ser totales. Debemos ser totalmente de Ella y Ella, totalmente nuestra. Nada debe quedar fuera.

 

Read Full Post »

Saber sonreír cada día

Los orientales tienen un refrán sabio: “Quien no sepa sonreír, que no abra una tienda”. En efecto, ¿qué es lo primero que captamos de una persona cuando la acabamos de conocer? Alguno dirá “su mirada”; otro “su modo de vestir”; otro más: “su corporeidad”, La respuesta quizás más acertada sería “su expresión”. El rostro es la parte más espiritual del cuerpo humano, el lugar donde se refleja con más claridad el interior de la persona y sus sentimientos.

La sonrisa es una de las mejores formas de resolver muchos problemas, y el silencio es la mejor manera de evitarlos. Sonreírle a otra persona equivale a decir, te acepto, me caes bien.

El carácter es un modo estable de ser y de actuar. Todos tenemos carácter, pero no todos tenemos buen carácter, es decir, bien moldeado. De eso depende en gran parte nuestro destino.

La sonrisa es un fenómeno humano de sorprendente riqueza por ser creado de dentro a fuera, con espontaneidad expresiva, y ser irreductible a los elementos que lo integran. Si se sonríe uno forzadamente, hace una mueca. La sonrisa manifiesta una actitud personal de alegría y beneplácito. Para comprender el significado del fenómeno de la sonrisa, debemos verlo en bloque, como el lugar en el cual la persona se expresa acogedoramente, dice el filósofo Alfonso López Quintás.

En su libro Humildad y Liderazgo explicaba el Dr. Carlos Llano: “No dudamos en advertir que, en un líder, el acto de escuchar y la disposición de ser humilde se identifican plenamente. Justamente por ello, escuchar es un arte muy difícil. Para dominarlo, es importantísimo el control de los gestos faciales: no cabe duda de que una sonrisa es la distancia más corta entre dos personas”.

En cierta ocasión la Madre Teresa de Calcuta tuvo una reunión con empresarios y, al final, le dijo uno de ellos. Ahora díganos algo a nosotros. Sólo dijo:  -“Sonrían”. Ella conocía bien el efecto que una sonrisa puede causar en el otro, en el próximo a nosotros. Sabía que sonreír le facilita la vida a uno mismo y los demás.

Muchos problemas se resuelven con una sonrisa, y muchos problemas se evitan con el silencio.

 

Read Full Post »

En una clínica de la Ciudad de México, se ven formadas 25 chicas, desde las 5 a.m. para abortar. Nadie les dice que se van a hacer daño a sí mismas pues van a sufrir el síndrome postaborto – se da un duelo tarde o temprano – y un sentimiento fuerte de culpa. Les hacen firmar que no les van a echar la culpa si hay perforación de útero, infecciones, sangrado, cáncer de mama o muerte. Nadie les informa que es más doloroso el aborto que esperar a que el bebé nazca y darlo en adopción. El aborto ni se olvida ni se supera, se aprende a vivir con ello.

Cuando en 1979 Madre Teresa de Calcuta fue a recoger el Premio Nobel de la Paz, pronunció, ante la sorpresa de los allí presentes, las siguientes palabras:

“Estamos hablando de la paz… El mayor destructor de la paz hoy es el aborto, porque es una guerra directa, un asesinato directo por la madre misma. (…) No estaríamos aquí si nuestros padres nos hubieran hecho eso a nosotros. (…) Muchas personas están muy, muy preocupadas por los niños en India, o en África, donde muchos mueren, tal vez de desnutrición, de hambre u otros motivos…, ¡pero millones están muriendo de forma deliberada por la voluntad de la madre! Y ese es el mayor destructor de la paz hoy. Porque si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué falta para que yo te mate a ti y tú me mates a mí? ¡No hay nada en el medio! (…) Hagamos que cada niño, nacido o no nacido, sea querido. (…) Nosotras estamos combatiendo el aborto con la adopción. Ya hemos salvado miles de vidas; y hemos mandado mensajes a todas las clínicas, a todos los hospitales, a todas las oficinas de la policía: por favor no destruyan al niño, dénnoslo a nosotras, que nos encargaremos de ellos y les conseguiremos un hogar”.

Decía Castellani, un pensador argentino: “Desesperación es el sentimiento profundo de que todo esto no vale nada y el vivir no paga el gasto y es un definitivo engaño; y este sentimiento es fatalmente consecuente con la convicción de que no hay otra vida”. Ante la pregunta por el sentido de la vida, que llama a las puertas de Occidente de una forma tan cruda, respondemos apoyándonos en la sabiduría de los santos: “El desconocimiento propio genera soberbia; pero el desconocimiento de Dios genera desesperación” (San Bernardo).

El principal problema de la cultura occidental es el problema del sentido de la vida; o dicho de otro modo, el dilema esperanza-desesperanza. No se puede entregar la vida cuando no se sabe qué es la vida. Alguien dijo aquello de: “Cuando no se tienen horizontes, las cosas no se ven ni desde cerca”. Y es que, solo cuando sabemos que venimos del amor y que volvemos a él venciendo el sufrimiento y la muerte, es cuando podemos dar lo mejor de nosotros mismos con desinterés y alegría.

Si bien es cierto que las grandes heridas morales del hombre y de la mujer de nuestros días son principalmente “afectivas”, no es menos cierto que existe también un oscurecimiento muy notable de la razón y del sentido común.

José Ignacio Munilla escribe: Las encuestas sociológicas vienen demostrado que la sensibilidad de los varones es notablemente inferior a la femenina, en lo que se refiere al valor de la vida en el seno materno. Esos mismos estudios sociológicos apuntan a que detrás de un número considerable de abortos, se esconde la presión —cuando no el chantaje— del varón. El feminismo radical, en la práctica, termina imponiendo a la mujer el modelo sexual machista.

La maternidad no comienza en el momento del parto, sino en el momento de la concepción. Afirmar que no se puede obligar a una mujer a ser madre, es olvidar que ya lo es, desde el momento en que está embarazada. A partir de ese momento solo puede elegir entre dos alternativas: ser madre de un hijo vivo, o serlo de un hijo muerto.

Por lo tanto, la cuestión clave es si el aborto puede ser considerado como un ‘derecho’. ¿Existe el derecho a acabar con la vida del ser humano concebido y todavía no nacido? Es más, ¿acaso matar puede ser un derecho? Un hijo no es un derecho, es un don, y no se le da a todos.

El problema principal, el problema de fondo, es el vacío existencial al que nos ha conducido el materialismo. Arrastramos un sinfín de heridas afectivas, fruto de la cruda experiencia del egoísmo del prójimo, de la fragilidad del amor humano, de las rupturas familiares, de las depresiones y ansiedades, de la falta de dominio de uno mismo, etc. Estos son los verdaderos problemas de fondo; mientras que por lo general, las ideologías no son sino una ‘huida hacia adelante’, en la absurda pretensión de justificar la propia desesperación.

Dignificar la adopción

En nuestra cultura la adopción está muy valorada desde la perspectiva de la familia adoptante. Basta señalar que las familias adoptantes con frecuencia tienen que viajar a países lejanos, para poder encontrar la figura de una madre dispuesta a dar su hijo en adopción. Y sin embargo, sin la generosidad de la madre que ha estado dispuesta a desprenderse de su hijo para que pueda ser educado con unos medios que ella no tiene capacidad de ofrecerle, sería imposible la generosidad de la familia adoptante.

En efecto, nos olvidamos de la generosidad que encierra la entrega de un hijo en adopción. Se trata de priorizar el bien objetivo del niño, sobre el sentido posesivo hacia él. Inevitablemente, existen dos tipos de razonamientos: “Si no puede ser mío, no lo será de nadie”; o, por el contrario, “Si yo no puedo hacerle feliz, se lo entregaré a quien pueda hacerlo”.

Read Full Post »

Uno de los factores que ayudan a la familia a tener estabilidades la armonía conyugal. El principal motivo de ser es crecer en el amor. Si el amor pierde lozanía luego se cree que hubo engaño. Si ni luchamos para que el amor subsista, decrece.

El amor está en los detalles pequeños. Traer flores cuando no es un aniversario, sorprender con un platillo delicioso, decir con ternura “te amo”… No tiene final el saber sorprender. Cuando uno no tiene capacidad de sorprender, van mal las cosas.

La palabra hogar viene del lugar donde se encendía fuego, a cuyo alrededor se reunía la familia para calentarse y alimentarse. Hogar significa que hay ante todo calor humano. En una chimenea hay un fuego grande, pero después de cuatro horas quedan sólo cenizas. Les toca a los dos cónyuges poner leña en el fuego. Si se apaga uno le pregunta al otro: “¿Tú le echaste leña”? -Yo no. “Y tú”. Tampoco. Entonces, no extraña que no haya fuego.

Montse Maluenda explicaba: Cuando uno está recién casado, la leña está cerca; luego está lejos, o hay que ir a cortarla entre dos.

A medida que pasa el tiempo la atracción sexual decrece y aumenta el amor de amistad. Hay muchas cosas en común. Y ese amor de amistad crece con los años si no se le deja fenecer, morir.

Lo que más nos gusta a los humanos es lo normal, lo ordinario. Si conocemos a un artista de cine, luego nos interesa qué hobbie tiene: hacer pasteles, cuidar las plantas, hacer tal deporte.

Los reproches van contra la armonía; es mejor decir las cosas en el acto y luego olvidarlo, y no hacer una lista de reproches. Hay que decir las cosas poco a poco, no como una manguera a presión.

¿Qué hacer para que el amor permanezca? Él tiene que tener prestigio ante ella, y ella debe de tenerlo también, ha de haber una admiración mutua. Prestigio basado en una riqueza interior que dar a los demás. Cuando más sufre una persona es cuando menos habla. Es el momento de intuir qué le está pasando.

La sociedad acepta más la infidelidad del hombre que la de la mujer. Una vez que una mujer es conquistada, normalmente se le abandona. En la infidelidad hemos cedido en la cabeza antes de ceder en el cuerpo. Cuando el valor de la fidelidad se empieza a poner en duda, se empieza a desmoronar. Se nos ha acabado el tiempo de la mediocridad, o somos familias fuertes, sólidas, o –a través de la manipulación- se destruirá.

Los primeros que defienden el divorcio son Montesquieu, Diderot y d’Alembert, masones. Decían: Somos antidivorcistas pero como lo que importa es que el hombre sea libre totalmente, el hombre no se debe ligar de por vida ni a Dios ni a una mujer.

Sinceridad no es decirlo todo, sino lo que hay que decir. Sinceridad es no mentir, no encubrir, no disimular. A las mujeres nos sienta mal saber las cosas por terceros. Necesitamos que nos demuestran que nos quieren y demostrarlo., Aunque sea haciendo comedia, pero si la haces, hazla bien.

La entrega y la generosidad en muchas ocasiones implican espíritu de sacrificio. Para estudiar cualquier carrera hay que sacrificarse, el matrimonio no es una excepción de lucha, y eso lleva felicidad, pero a veces alguno es un egoísta que no desea depender de nadie.

Si hemos enriquecido la parte interior, podremos subsistir. ¡Que siga el prestigio y la capacidad de asombro de uno y otro! Al final ya será más largo el pasado que el futuro.

 

Read Full Post »

Cuidar los detalles es lo más realista, es lo que tengo a mi alcance. Tengo que transformar el mundo y no que el mundo me transforme a mí.

 Hay un Poema que celebra la grandeza de los detalles. Dice así:

Celebro la grandeza de las cosas pequeñas,
de las cosas triviales, sencillas, hogareñas.
Quisiera que este verso fuera un canto de gesta
que exalte las hazañas de la gente modesta.
(…) Celebro los aromas que inundan la cocina:
celebro la fragancia del café y de la harina.
(…) Celebro la tarea comenzada y concluida.
Celebro la herramienta que se limpia y se cuida.
Celebro la costumbre de decir la verdad.
Celebro la constancia. Celebro la amistad.
Celebro la finura de esa ayuda encubierta
que se presta de modo que ninguno lo advierta.
(…) Celebro la clemencia de los buenos modales.
Celebro al funcionario que cumple sus funciones.
Y celebro al vecino que riega sus malvones.
Celebro a quien comparte la pesadumbre ajena.
Celebro a quien festeja la dulce Nochebuena.
(…) Celebro a quienes saben mantener los secretos.
Celebro al hombre humilde que construye un país:
del árbol florecido celebro la raíz.
Celebro a los que pisan con firmeza en el suelo
mientras alzan confiados sus ojos al cielo.
Y concluyo este verso con el párrafo aquel:
“quien es fiel en lo poco será en lo mucho fiel”
Juan Luis Gallardo

Las cosas pequeñas, hechas en una manera consistente, crean los mayores impactos en el amor, en la amistad y en el trabajo. En cambio, una actitud constantemente negativa puede tener consecuencias no deseadas con un impacto significante. Es importante, como siempre, mantener una actitud positiva.

Cada día se producen pequeñas o grandes heridas en la relación laboral o familiar. Pequeños descuidos, faltas de delicadeza o contestaciones exasperadas que en un sólo día pueden afectar poco a la relación, pero que sumando pueden llegar a producir una herida grande y peligrosa. Normalmente las crisis matrimoniales no son resultado de grandes culpas, cuando éstas llegan, ya antes se han producido otras pequeñas que no se han curado.

Por eso es importante hacer un alto cada día y descubrir esos pequeños egoísmos, esa soberbia que nos lleva a no cultivar el amor y que debilita el afecto. Es la soberbia uno de los grandes enemigos de la convivencia. Por eso es bueno cultivar tanto el arte de pedir perdón como el de perdonar, sobre todo cuando se piense que se tiene razón.

Un hombre que tenía buen humor afirmaba: “Yo soy feliz con lo pequeño: con un yate pequeño, con una mansión pequeña, con una cuenta pequeña en el banco…”.

Benjamín Franklin escribía: “Por un clavo se perdió la herradura; por una herradura se perdió el caballo; por un caballo se perdió el jinete, alcanzado y muerto por el enemigo, todo por un clavo de la herradura”.

Escribe Teresa de Calcuta: “No hay nada que sea pequeño a los ojos de Dios, y Él mismo se tomó la molestia de hacerlas para enseñarnos cómo actuar. Por eso se transformaron en infinitas”.

 

Read Full Post »

Después de los 60 años uno puede experimentar muchos tipos de enfermedades, pero el que más me preocupa es el Alzheimer.  No solo no podría cuidar de mí mismo, sino que causaría muchos inconvenientes a los miembros de mi familia …

Un amigo médico le enseñó a otro amigo, un ejercicio con la lengua que es efectivo para reducir la aparición del Alzheimer y también es útil para reducir y mejorar:

* 1 * Peso corporal

* 2 * Hipertensión

* 3 * BloodClot en el cerebro

* 4 * Asma

* 5 * Miopía

* 6 * Zumbido en el oído

* 7 * infección de garganta

* 8 * Infección de hombro / cuello

* 9 * Insomnio

Los movimientos son muy simples y fáciles de aprender ….

Cada mañana, cuando te laves la cara, delante de un espejo, haz el siguiente ejercicio:

 *Estira la lengua y muévela hacia la derecha y luego hacia la izquierda durante 10 veces seguidas*

Desde que comenzó a ejercitar su lengua a diario, hubo una mejora en su retención cerebral.

 Su mente estaba clara y fresca y también hubo otras mejoras …

 – 1 Ve mejor de lejos

 – 2 No tiene vértigos

 – 3 Mayor bienestar general

–  4 Mejor digestión

–  5 Menor gripe/frío

 – 6 Se siente más fuerte y más ágil.

La investigación médica ha encontrado que la lengua tiene conexión con el GRAN cerebro.

Cuando nuestro cuerpo se vuelve viejo y débil, el primer signo que aparece es que nuestra lengua se pone rígida por lo que, a menudo, tendemos a mordernos. Al ejercitar tu lengua estimularás tu cerebro.

 

Read Full Post »

Older Posts »