Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘virtudes’ Category

Patrick Awuah abandonó un puesto en la empresa multinacional Miscrosoft para abrir una universidad en Ghana (África). Nació en 1965 en Ghana. En 1985 se fue a estudiar a Estados Unidos Ingeniería y Economía. Después obtuvo un puesto directivo en Microsoft por ocho años. Fue uno de los ingenieros que desarrolló el software del Windows NT y de hizo millonario.

En 1997 decidió dejar su vida cómoda en Seattle y regresar a Ghana para formar a los futuros líderes de su país.

Le dijo a su jefe que lo dejaba todo para regresar a Ghana. El jefe le dijo: “¿Qué le podemos ofrecer para que se quede?”. Él contestó: “Mi sueño es montar una universidad en mi país natal”. El jefe le dijo que no podían competir con un sueño.

El 15 de noviembre de 2017, Patrick recibió el premio WISE 2017 a la Educación, galardón que reconoce a la mejor práctica docente del mundo y, a los ganadores, les facilita medio millón de dólares.

El estudiante que dejó Ghana en 1985 con apenas 50 dólares en el bolsillo y una beca completa para estudiar en Pensilvania, recogió el reconocimiento en Qatar, ante más de dos mil asistentes de un centenar de países.

Awuah relata que, desde su posición privilegiada en Estados Unidos, contemplaba con impotencia cómo el continente africano se hundía en un círculo vicioso de malas decisiones políticas, pobreza y corrupción.

En 2002, Patrick funda la Universidad Ashesi (que significa “comenzar”). Empezó en una casa alquilada y con una primera clase de 30 estudiantes. Ahora, con 900 estudiantes, da becas totales al 50% de sus estudiantes. Su objetivo es que los alumnos aprendan a pensar por sí mismo y adquieran un “liderazgo ético”.

El campus ofrece una licenciatura de cuatro años en Administración de Empresas e Informática y Sistemas de Gestión, pero con un proyecto educativo centrado en las Humanidades donde se fomenta el pensamiento crítico y se aprende a separar la información relevante de la irrelevante, a cuestionar lo establecido y a respetar las opiniones contrarias.

“Las Humanidades son la clave para formar a los líderes del futuro. La ética está presente en todo el currículo (…). Otro elemento diferenciador es que el examen final representa sólo un pequeño porcentaje de la nota”, explica.

Actualmente tiene más de mil ex alumnos. Ha conseguido que sus estudiantes no se vayan a otros países cuando se gradúan, sino que trabajen en y por Ghana.

 

Anuncios

Read Full Post »

México puede mucho

Dios nos ha elegido para transformar la historia, pero cuando no vivimos lo ordinario con heroísmo viene el desencanto. ¡Qué importante es vivir cada día como si fuera el último!

Es un hecho que México puede mucho, que es una fortaleza para el resto de la humanidad, pero los mexicanos hemos de luchar más contra el egoísmo, el sentimiento y el resentimiento. Con fortaleza y optimismo, hemos de descubrir y explotar las virtudes ocultas en nosotros mismos y en las personas que amamos. Hay que ayudarnos mutuamente a pulir el temperamento.

El carácter es una estructura virtuosa. Pero toda virtud implica autodominio. Y ¿cómo se nota que falta autodominio? Cuando “explotamos”, contestamos mal o rezongamos. ¿Qué es rezongar? El Diccionario de la Lengua Española dice que rezongar es gruñir, refunfuñar a lo que se manda, ejecutándolo de mala gana. Ya se sabe que nacemos con un temperamento, y que el carácter es ese mismo temperamento pero educado. Cuando nos enojamos sin gran motivo, nos falta carácter. Es una pena reconocer que nuestro tiempo ha perdido el señorío de sí mismo.

El carácter significa una armónica conjugación entre tres elementos: la inteligencia, la voluntad y el sentimiento. En México, debemos de luchar –sobre todo- por adquirir dos virtudes cardinales: fortaleza y templanza. Dentro de la fortaleza entra el tratar de ser menos susceptibles (menos soberbios) pero sin perder el “tener corazón”.

Tiene importancia el “dominio del enojo” por su cotidianidad, y por la gravedad de sus consecuencias. A veces una persona se presenta enojada, regañona, malhumorada, cortante, introvertida, triste, rezongona…, y eso influye en el ambiente. Y digamos de paso que el enfado y el mal humor es el principal mensaje de las telenovelas. Esa es la conducta que nos presentan como “modelo”.

Aristóteles considera la sabiduría como dominio; como la resistencia ante lo adverso o también que prevalezca lo racional frente a lo irracional. Y hoy, lo que más brilla por su ausencia es la educación de la voluntad. Es la voluntad la que se deja mover por el entendimiento, o bien se deja mover por los sentimientos, o por ambos. Este dominio no consiste en que desaparezcan los sentimientos, sino en que no prevalezcan.

Según el Doctor Carlos Llano —filósofo del siglo XXI—, dos rasgos son los que condicionan la posibilidad de tener un carácter sólido: la humildad y la castidad. Si se marginan estas cualidades, la persona será mediocre, insignificante. Y esto es así porque la humildad y la pureza son las bases –espiritual la una y corporal la otra- del carácter.

La simpatía natural no es un rasgo constitutivo del carácter, sino que, dependiendo de la actitud que tomemos ante ella, puede servirnos para apuntalar un aspecto de nuestro carácter –la generosidad- o de nuestra falta de carácter: el egoísmo.

Cuando el egoísmo toma posesión de una persona, se inactiva toda posibilidad de virtud. Al contrario, cuando hay generosidad, hay un ensanchamiento del alma. “El soberbio y el incontinente se encuentran centrados en sí mismos (…) El autodominio consiste en el abatimiento de la propia excelencia en que reside la esencia de la humildad. La voluntad de dominio, en cambio puede conducirnos a la precedencia sobre los demás, no por ser precedente sino por ser yo, en lo que residen la soberbia, la vanidad, la egolatría y el egoísmo (…): La ausencia de la humildad como la de la castidad apuntan a una desintegración del carácter” (Carlos Llano).

Con frecuencia los jóvenes olvidan que  no están hechos para el placer sino para el heroísmo. En resumen, se trata de adquirir virtudes y de usar bien de nuestra libertad, batalla que dura toda la vida, pues tan importante como la adquisición de una virtud es su mantenimiento. Se nos pide el avance progresivo de la virtud, conforme al adagio clásico: o se avanza o se retrocede. Millán Puelles dice: “somos libres, no estamos hechos del todo; pero somos, esto es, no lo tenemos todo por hacer”.

Algunos extranjeros que visitan México se impactan gratamente al ver la reserva de fe que hay en nuestro país, y es que, en general los mexicanos hemos entendido que la fe no se opone a la civilización. Cuanto más arraigada está en los hombres y en los pueblos, más se acrecienta en ellos la ciencia y el saber, porque Dios es la sabiduría infinita. Y donde no hay fe, desaparece la paz, y con ella la civilización y el progreso, introduciéndose en su lugar la confusión de ideas, la división de partidos, la lucha de clases y, en los individuos, la rebeldía de las pasiones contra el deber, y así el hombre pierde su dignidad, que es su verdadera nobleza.

Ojalá no olvidemos esas célebres palabras a México de Juan Pablo II: “¡Dios te bendiga, México!, que te esfuerzas en desterrar para siempre las luchas que dividieron a tus hijos mediante un diálogo fecundo y constructivo. Un diálogo en el que nadie quede excluido … Sólo el diálogo fraterno entre todos dará vigor a los proyectos de futuras reformas, auspiciadas por los ciudadanos de buena voluntad, pertenecientes a todos los credos religiosos y a los diversos sectores políticos y culturales”. (Juan Pablo II, Ceremonia de despedida, México, D .F., 26 de enero de 1999).

 

Read Full Post »

Adele canta

https://youtu.be/a7UFm6ErMPU

https://youtu.be/LTG-uVV_6q0

https://youtu.be/-z8xhm4gHak

https://youtu.be/JEquHeh7_ZM (entrevista)

Read Full Post »

Todos queremos ser felices, Aristóteles dice que “la verdadera felicidad consiste en hacer el bien”.

La gente no vale por lo que es ni por lo que sabe, sino por lo que decide. Un ingeniero fue llamado a componer una Computadora compleja y costosísima. Apagó la PC, sacó un destornillador, le dio vueltas a un pequeño tornillo y la PC quedó en perfecto estado. Cobró mil dólares. El dueño le dijo que porqué tanto. Contesto: “diez dólares por venir y apretar el tornillo. 990 dólares por saber qué tornillo apretar”.

Las dos columnas que sostienen la creación son el trabajo y el matrimonio, se puede leer en el libro del Génesis. Para hacer las cosas bien se necesita el amor y la técnica.

A una señora se le planteó tomar un curso sobre novísimos. Dijo:

– ¿Para qué, si ya tengo esposo?

– Los novísimos no tratan del novio sino de lo que viene después: muerte, juicio, cielo, infierno, purgatorio.

Ella entonces aclaró:

– Es que tengo una formación cristiana muy básica.

Cada generación sostiene la historia en sus propias manos. Esta generación tiene toda la generación futura en sus manos. El mundo está lleno de tecnología y hay poca fe. San Juan Dice: Esta es la victoria que vence al mundo, nuestra fe (1 Jn 5,4). Estamos entrando a una época de oscuridad sin precedentes. Siempre hay que preguntarnos: ¿Qué tiene que ver esto con la Historia de la salvación?

Quien conoce las verdades de la fe en profundidad tiene más facilidad para hacer oración. Ayer, hoy y siempre, la ignorancia religiosa es el mayor enemigo de Dios. Entre más conocemos a Dios más lo podemos amar y mientras más lo amamos más deseos tenemos de conocerlo y hacerlo conocer.

Alejandro Llano dice que la filosofía se encuentra estrechamente relacionada con la vida espiritual, aunque sólo sea porque ambas tratan de realidades que no se ven (Olor a yerba seca, p. 526). Una vocación facilita y apoya a la otra.

La formación espiritual, la formación apostólica y la formación profesional necesitan el fundamento de la formación doctrinal-religiosa. Es necesario conocer a fondo la doctrina cristiana. La falta de doctrina tiene una gran repercusión. Influye en el modo de tratarse uno mismo y de tratar a los demás, en el trabajo profesional, en el modo de elaborar leyes, en el noviazgo y en la vida matrimonial, en lo que se elige para entretenerse y en el modo de divertirse. Hoy, la gente joven no se sabe divertir. No tienen inventiva, sólo se les ocurre acudir al alcohol, a la droga o practicar deportes extremos. Entonces, hay que ir más lejos en la formación de la inteligencia y en la formación cultural para poder razonar con más conocimiento de causa. Pero para eso hace falta que el alma quiera formarse. Hay que aprender a leer, con sacrificio. Esa continuidad supondrá un gran beneficio.

Chesterton decía: “la desgracia de nuestros contemporáneos no es que no crean en nada, sino que se lo creen todo”. El abandono de la fe no ha llevado a las masas a la razón sino a la superstición, no al ateísmo sino a la idolatría. Sabemos que la ignorancia es el mayor enemigo de la fe y el mayor obstáculo para la Redención. Entonces el mayor servicio que podemos hacer es dar doctrina.

Cada uno es responsable de cómo alimenta su inteligencia. Ilusionarse, estudiar constantemente, pedir consejo sobre libros para tener un plan de formación intelectual y doctrinal. Necesitamos conocimiento para saber hacer bien el trabajo y el apostolado.

Read Full Post »

Tomás Edison

A los ocho años y medio Tomás entra a la escuela. Después de estar asistiendo tres meses, Tomás regresó triste pues el maestro le había dicho que era “estéril e improductivo”. Nancy, su madre, le dijo que no se desanimara, que poco a poco iría superando las dificultades.

Un día el pequeño Tomás Alva Edison regresa de la escuela a su casa, y le entrega a su madre un papel, a la vez le dice: “Mi maestro me dijo que sólo tú puedes leerlo”. A su madre se le llenaron los ojos de lágrimas mientras leía, y luego leyó en voz alta:

“Señora, su hijo es un genio. Esta escuela es demasiado pequeña para él y no cuenta con los recursos necesarios para atenderlo. Por favor, encárguese usted personalmente de atenderlo”.

Relata: “Mi madre siguió al pie de la letra ese consejo”. Cuando murió, muchos años después, Edison pudo revisar los papeles que dejó y se encontró con el mensaje del profesor de su escuela, que decía:

“Señora, su hijo es mentalmente deficiente. Esta escuela no tiene la capacidad de atenderlo. Por favor, atiéndalo usted misma”.

Empezó a vender diarios y a hacer lecturas científicas. Un día, tras salvar la vida de un niño en las vías del tren, en Port Huron, el agradecido padre del niño, telegrafista de la estación, le enseñó clave morse y telegrafía. A los quince años obtiene su primer trabajo como telegrafista. Luego creó un instrumento para el recuento mecánico de votos. Después de varios trabajos, inventa el fonógrafo. En 1876 establece una “fábrica de inventos”.

Se asocia con J.P. Morgan para fundar la Edison Electric, después Morgan le quita sus acciones para fundar la General Electric.

Hizo el primer sistema de alumbrado con 53 focos. Sus aportaciones al mundo del cine también fueron importantes. Con el tiempo, Edison patentó más de mil inventos. Es el inventor más prolífico de la historia.

Unas palabras positivas pueden cambiar toda una vida. Espera de tu hijo o de tu hija cosas buenas, ¡ten esperanza en él y responderá!

Read Full Post »

adol-girl-15715_960_720El descanso, por definición, es pausa en el trabajo o en otra actividad para reponerse del cansancio. Es descanso proporciona tranquilidad o alivio de una preocupación o dolor.

¿Cuál es mi actitud ante el descanso?… Todos necesitamos descansar para tener una vida equilibrada. Existen dos extremos en el descanso: uno, consiste en descuidarlo o despreciarlo, pensando que no se necesita, o que descansar es falta de fortaleza. Despreciar el descanso implica no conocer la condición humana. Algunas veces puede ser una forma de soberbia o de desorden. No se nos va a juzgar por el número de cosas hechas, sino por el amor a Dios y al prójimo puesto en ellas. Otro extremo consiste en excederse en el descanso.

Hay que aprender a descansar, primero en Dios, quien nos dice: “Venid a mí todos los fatigados y agobiados, y yo los aliviaré” (Mateo 11, 28). El libro del Génesis dice que Dios descansó el séptimo día. El descanso forma parte del designio divino, y en esto Dios quiere que lo imitemos: “Seis días trabajarás, pero el séptimo día es de descanso” (Éxodo 20,10). El descanso está íntimamente unido al culto divino y a la santificación.

Tras una excesiva irritabilidad o susceptibilidad, hay cansancio.

Don Julián Herranz escribe: “Descansar, nos decía, es un acto de caridad con los que viven con nosotros, porque los que no son capaces de soportarse a sí mismos acaban volviendo incapaces a los demás de soportarlos a ellos”.

No se debe identificar el descanso con la inactividad. Descansar implica cambiar de ocupación: leer, hacer deporte, visitar un museo, tomar un curso, estudiar, practicar un arte, dibujo, canto, pintura… Las posibilidades son innumerables. Muchos necesitan ir al campo para descansar. Otros descansan visitando centros comerciales o viendo películas. Por cierto, la de Los Miserables (musical), es óptima

En algunos ambientes la diversión es la meta de la existencia. Muchos jóvenes no se saben divertir y, por imitar a otros, beben mucho. Como dice Cantinflas: “Para las muchas penas, las copas llenas. Para las penas pocas, llenas las copas”. Otros, matan el tiempo. Dice Cantinflas: “Trato de matar el tiempo antes de que el tiempo me mate a mí”. Es necesario tener iniciativas y pasarla bien con cosas sencillas.

En algunos ambientes la diversión es la meta de la existencia. Muchos jóvenes no se saben divertir y, por imitar a otros o porque es la moda, beben mucho. Como dice Cantinflas: “Para las muchas penas, las copas llenas. Para las penas pocas, llenas las copas”. Otros, matan el tiempo. Dice Cantinflas: “Trato de matar el tiempo antes de que el tiempo me mate a mí”. Es necesario tener iniciativas y pasarla bien con cosas sencillas.

Jesús les dijo a sus apóstoles: “Venid, retirémonos a un lugar desierto para que descanséis un poco, pues eran muchos los que iban y venían y no tenían tiempo ni para comer. Se marcharon pues, en la barca, a un lugar apartado” (Marcos 6, 30-31). Y ahora muchos van a descansar a lugares ruidosos. Luego regresan más cansados de lo que se fueron.

Escribe Benedicto XVI: “No perdemos nuestro tiempo libre si se lo ofrecemos a Dios. Si Dios entra en nuestro tiempo, todo el tiempo se hace más grande, más amplio, más rico” (15 agosto 2005)… A veces se piensa que una persona que no peca nunca es básicamente aburrida, a la que le falta algo en su vida. Creemos que negociar un poco con el mal, reservándonos cierto grado de libertad contra Dios, es algo bueno, tal vez incluso necesario. Pero si miramos al mundo, no es así. El mal siempre envenena. No sublima al hombre, lo degrada y humilla, dijo Benedicto XVI en una fiesta de la Inmaculada Concepción. En realidad, lo aburrido es vivir sin Dios.

Escribe Benedicto XVI: “Un hombre que sea privado de toda fatiga y transportado a la tierra prometida de sus sueños pierde su autenticidad. En realidad el hombre no es salvado sino a través de la aceptación de los propios  sufrimientos y de los sufrimientos del mundo, que encuentran su sentido liberador en la pasión del Señor” (¿Por qué soy todavía cristiano?, p. 109).

 

Read Full Post »

Supera el aburrimiento

incertidumbreChurchill decía que el principal factor que había causado la 2ª Guerra Mundial fue el aburrimiento de los jóvenes. La pereza, la acidia, no es sólo física, es moral. No quiero interesarme, no deseo hacerme cargo.

El aburrimiento es el cansancio o fastidio causados por disgustos o molestias, o por no tener nada que divierta o distraiga. Aquellos que se encuentran aburridos pueden considerar su estado como una especie de pérdida de tiempo.

El aburrimiento puede llevar a acciones que perjudiquen los propios intereses. Así, hay jóvenes que no saben cómo emplear el tiempo libre e imitan lo que hacen los demás, se aborregan. Si los amigos toman, ellos hacen lo mismo, sin ver que eso les puede llevar a males incontables.

Una de las razones que mueven a los jóvenes a entrar en el mundo del alcohol o de la droga es precisamente el aburrimiento. No hay quien les enseñe a divertirse sanamente. La forma de aliviar este estado es a través de los pasatiempos: la lectura, el deporte, visitar museos, cultivar las artes manuales o artes mayores, visitar a las amistades o a los enfermos olvidados en algunos hospitales. Pero para ir más a fondo, la persona aburrida necesita un proyecto de vida: debe plantearse en qué se va a preparar para afrontar la vida, disfrutar esa actividad, ser feliz y ser útil a los demás.

El tedio es la culminación de un periodo durante el cual sentimos un progresivo vacío interior. Ese tedio puede aprisionarnos. La lucha contra el tedio pasa por dos vertientes: evitar que aparezca, y si aparece, intentar eliminarlo lo antes posible a través de la programación de nuestras actividades diarias. Hay que saber a qué vamos a dedicar nuestro tiempo y planificarlo. Una buena organización evita esos lapsos de tiempo en que se tiene la sensación de no saber qué hacer o no tener qué hacer.

Otras veces el tedio nos invade en una actividad rutinaria. Nos parece que hacemos lo mismo cada día. Hay que plantearse entonces una visión más amplia. Si ahora nos aburrimos ¿qué pasará dentro de diez años? Hay personas que encuentran una salida del tedio a través de la capacitación en un área de su interés, o del cultivo del arte y de su conocimiento.

La vida es una aventura maravillosa si sabemos ver lo bello y positivo que hay en ella. Si se tiene entre manos la educación de los hijos, es apasionante percibir sus avances y su crecimiento en el vencimiento personal, en la laboriosidad y en el espíritu creativo que un padre puede fomentar.

El Dr. Carlos Llano, que nunca se aburría, decía: “nosotros queremos proliferar un modelo de persona donde lo verdaderamente significativo es el modo de relacionarse con los demás, es así como nos individuamos, no aislándonos, no compitiendo, sino buscando las relaciones originales con los otros, porque yo solamente seré persona en la medida en que logre que los demás sean personas también”.

La raíz más profunda de esta tristeza es la falta de una gran esperanza y la imposibilidad de alcanzar el gran amor. Todo lo que se puede esperar ya se conoce y todo amor desemboca en la desilusión.

La antropología cristiana dice que la tristeza deriva de una falta de ánimo grande, de una incapacidad de creer en la propia grandeza de la vocación humana, la que Dios pensó para nosotros. El hombre no tiene confianza en su propia grandeza, quiere ser más “realista”. El hombre “no quiere creer que Dios se ocupe de él, que le conozca, le ame, le mire, le esté cercano”, dice Ratzinger.

Hoy existe un extraño odio del hombre contra su propia grandeza. El hombre se ve a sí mismo como el enemigo de la vida, se ve como el gran perturbador de la paz de la naturaleza, la criatura que ha salido mal. Su liberación y la del mundo consistiría en el destruirse a sí mismo y al mundo, en el hecho de eliminar el espíritu.

Al inicio de este camino estaba el orgullo de “ser como Dios”. Era preciso desembarazarse del “vigilante Dios” para ser libres. Esta rebelión de la pereza humana contra la grandeza de la elección es una imagen de la “sublevación contra Dios” que cualifica de modo particular a nuestra época.

La mejor relación es aquella en que cada uno aprende a vivir con los defectos de los demás y a admirar sus cualidades. Quien no valora lo que tiene, algún día lo lamentará. Hay personas que viven en el pasado o en el futuro, cuando lo único que tenemos es el presente. No vale la pena arruinar el presente por un futuro que no sabemos si llegará para nosotros.

Kierkegaard aproxima el aburrimiento a la melancolía. Según Santo Tomás de Aquino, la raíz de la desesperación se encuentra en la así llamada acidia, que nosotros traducimos por pereza, en cuanto falta de voluntad de un hacer activo; según Tomás es idéntica a la “melancolía de este mundo”. El gran éxodo de la Iglesia, dice Joseph Ratzinger “ha tenido ciertamente este fundamento, se quería ser libre de pesados límites (…). Parecía que sólo había libertad de alegría para los no creyentes (…). Hoy se ha experimentado hasta la saciedad las promesas de la libertad ilimitada (…). Las alegrías prohibidas pierden su esplendor en el momento en que ya no están prohibidas”, mientras que la llama de hambre de lo Infinito siempre permanece encendida (cfr. Joseph Ratzinger, Mirar a Cristo, p. 76).

Pieper decía que la tristeza es “uno de los elementos determinantes del rostro secreto de nuestro tiempo”. Un exceso de actividad exterior puede ser el intento lamentable de colmar la íntima miseria y el aburrimiento, que siguen a la falta de fe, de esperanza y de amor a Dios y a su imagen reflejada en el hombre.

Read Full Post »

Older Posts »